El Relator Especial de la ONU sobre la pobreza extrema advierte a la Unión Europea de que debe cambiar sus políticas de lucha contra la pobreza


El Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la pobreza extrema ha visitado la Unión Europea durante dos meses, para examinar sus políticas de lucha contra la pobreza. Al terminar su visita, el Relator ha indicado a la Unión que ha de realizar cambios profundos en dichas políticas si de verdad quiere erradicar la pobreza.

En su comunicado de final de visita, el Relator recuerda que, en la UE, una de cada cinco personas está en riesgo de pobreza, lo que significa que más de 92 millones de personas se encuentran en esta situación. De ellos, más de 19 millones son niñas y niños, y las mujeres y las familias monoparentales están afectadas más intensamente por la pobreza que otros colectivos. El Relator también señala que, desde 2009, la inversión de los Estados miembros de la UE en áreas como la protección social, la salud o la educación, que son fundamentales para la lucha contra la pobreza, ha disminuido.

Para el Relator, la Unión debe dar más importancia a las políticas sociales frente a las políticas macroeconómicas, y orientar estas mucho más hacia el objetivo de erradicación de la pobreza. Para ello, es necesario reforzar los derechos sociales, que tienen un estatus muy débil en el Derecho y las políticas de la Unión, al considerarse solamente como principios, aspiraciones u objetivos opcionales. Además, la UE necesita una estrategia contra la pobreza que fije objetivos concretos y obligatorios, con seguimiento y medición de su cumplimiento. En este sentido, critica que los planes de recuperación y resiliencia de los países de la UE no estén obligados a dedicar a la cohesión social un porcentaje determinado de los fondos que van a recibir para la recuperación de la crisis sanitaria, cuando sí tienen la obligación de dedicar ciertos porcentajes mínimos a la digitalización o para la economía verde.

Por último, el Relator indica que es necesario promover la convergencia fiscal y social entre los países de la UE en lugar de promover la competencia, ya que se ha producido una competición entre los países por tener impuestos y costes laborales cada vez más bajos, lo que conlleva una protección social menor. A cuenta de ello, los países han perdido recursos fiscales que habrían sido muy importantes para políticas de lucha contra la pobreza.

Un resumen en castellano del comunicado final de la visita está publicado aquí

 
RSS
Bikaintasunarekin konpromisoa - Compromiso con la excelencia
sello accesibilidad   sello accesibilidad